miércoles, 1 de febrero de 2006

Fotografía digital como evidencia

Llevo unas semanas estudiando las diferentes regulaciones y recomendaciones entorno a las garantías que en la legislación se establecen para el tratamiento y custodia de información en formato digital.
En general, el legislador siempre incluye cuando afecta a la seguridad de la información un texto que más o menos viene a decir " se garantizará la autenticidad, integridad y confidencialidad de la información en soporte electrónico".

Teniendo en cuenta estas tres propiedades, cualquier proceso que trata datos digitales debería contar a priorí con evidencias o registros que garanticen la detección o prevención de amenazas que alteren cualquiera de estas propiedades. Sin embargo, en general, nos encontramos en muchas organizaciones que se maneja información escaneada como si fueran documentos originales, se guardan log's de todo pero se conservan como otro fichero más del sistema, no se garantiza que la configuración del tiempo se ajuste a una referencia horaria objetiva que secuencie correctamente todos los logs del sistema.

Con todas estas interrogantes en mi cabeza,y buscando información sobre temas forenses me encontré por casualidad con el blog de Javier Pagés. En él, había un post relacionado con el estudio de la foto digital como evidencia entorno a un asunto de Ovnis, y en donde se habia invitado a Javier Pagés al programa "Cuarto milenio" de Cuatro para probar la manipulación de fotografías.

Tan osado como siempre, dirigí todas mis dudas a su dirección de correo y rápida y amáblemente respondió y posteriormente ha publicado un post mucho más desarrollado con información que gran utilidad. Dado que está familiarizado con los procesos judiciales, aclara e ilustra bastante sobre la fiabilidad de la fotografía digital como evidencia.

Dado que ultimamente los controles de tráfico están utilizando camaras digitales para obtener la evidencia y generar la sanción, uno que conoce este mundillo muchas veces se pregunta quién vigila al policía. Porque evidentemente, la foto refleja una situación, pero sin garantías suficientes sobre la autenticidad y sobre todo, la integridad del contenido, cualquiera con poder o acceso privilegiado puede apuntar un hecho delictivo a un inocente. Y esta problemática que ahora tenemos con las fotografías digitales vendrá pronto asociada a transacciones o trámites utilizando la firma digital.

En fin, creo que a veces preferiría ser más ignorante para ser más feliz, aunque tambien me da miedo este nuevo poder tecnológico que algunos pueden querer manipular o malutilizar. Aquí otro blog sobre el polémico tema del voto electrónico "No al voto electrónico"
 
;