martes, 1 de abril de 2008

Cableado, una imagen vale más que mil palabras

Una imagen vale más que mil palabras, y sobre todo en seminarios, charlas y eventos con una buena foto puedes hacer recordar muchos más conceptos que con varias transparencias llenas de texto. Nuestra memoria es así y lo visual se retiene mejor que el texto. En concreto hoy quiero dejar algunas "joyas" de la inseguridad en relación al mantenimiento de salas y cableado. Quien se haya movido un poco y haya revisado o visitado instalaciones de empresas grandes y pequeñas puede seguramente haberse encontrado alguna vez con imágenes como las que figuran a continuación.

Al respecto, la norma ISO 27002 establece en su control "9.2.3 Seguridad del cableado" una serie de recomendaciones precisamente para que las cosas no acaben como en las fotos. Disponer de una sala de cableado ordenada depende principalmente de la persona responsable del mantenimiento, que requiere que sea ordenada y paciente. Muchas veces las modificaciones sobre los armarios de comunicaciones son urgentes, pero si cuando se produce un cambio no se hacen las cosas bien, a medio y largo plazo las cosas acaban descontrolándose.
Esta primera foto muestra lo que sería una situación donde se aplica una mala política de gestión de los armarios de comunicaciones y pone de manifiesto que los cambios se hacen a la bravas, sin ir documentando ni etiquetando las modificaciones.


La cosa empieza así y si la organización crece y aumentan mucho sus necesidades de infraestructura, acaba en un desastre como en esta siguiente foto.



Una sala en estas condiciones es ingestionable. Es imposible hacer nada dado que cualquier cosa puede producir un incidente. Lo único que se logra es hacer imprescindible al manitas que sabe desenvolverse en ese contexto, pero que no pase nunca nada porque ese día se arma una muy gorda. Como se suele decir, "el orden llama al orden y el desorden llama al caos".

Esto mismo también se puede extrapolar al mantenimiento del equipamiento PC. Hay equipos que se asignan a labores rutinarias sin usuario directo y que son depositados en lugares no adecuados. Ello no quita que sea necesario cierto mantenimiento preventivo respecto a la limpieza del interior y de la sala donde se sitúan. Si se produce abandono, pueden pasar cosas como las que presenta esta tercera foto.


Quien no con esto tenga suficiente, puede ampliar la información con una colección más completa de imágenes completa sobre "desastres de mantenimiento" puede consultarse en Home Networks pero situaciones similares son cotidianas en muchas partes del mundo.

1 comentarios:

Tohsaka dijo...

...y luego yo soy desordenada xDDDDD


La verdad es que puede resultar muy peligroso. Deberían llevar un control mejor del cableado si no quieren que se produzcan desgracias.

Como suelen decir : mejor prevenir que curar

 
;