martes, 7 de julio de 2009

La información en redes sociales también pasa factura

La moda de las redes sociales empieza ya a pasar factura a algunas personas. La noticia que salta a la luz tiene que vez con el futuro nombramiento del jefe del MI6, (los servicios de inteligencia ingleses) que han visto como la mujer del candidato John Sawers ha publicado demasiada información sobre su familia en Facebook, lo que podría suponer en el futuro un problema de seguridad.

El perfil de la mujer de John Sawers además estaba autorizando el acceso a cualquier internauta, por lo que se podía ver información sobre la familia y amigos más íntimos de la pareja e incluso conocer el domicilio del matrimonio y las direcciones de sus hijos.

La noticia puede ser leída con más detalle en Facebook pone en jaque al próximo jefe del MI6

Este tipo de situaciones ponen de manifiesto también lo complicado que empieza a ser el controlar qué información se publica sobre uno mismo. Es conocido que las empresas de selección de personal y búsqueda de recursos humanos empiezan a usar las redes sociales como una nueva herramienta. Aunque existen redes sociales con un perfil más profesional como podrían ser "Linkedin" o "Xing", es evidente que Facebook o Myspace también cuentan.

Como confiesa en este artículo Puri Marroquín, directora general de Quorum Internacional, "lo más importante de este fenómeno es que la información que puedes conseguir es distinta a la conseguida por otros canales". La misma responsable también indica "Algunos de los mejores talentos que hemos fichado ha sido leyendo sus blogs técnicos, donde demuestran tener las cualidades que buscamos".

Y si bien cierta información o actividad personal puede tener su recompensa, como puede ser el caso de disponer de un blog, en otros casos la información que se obtiene de uno si ser directamente la fuente que la proporciona puede perjudicar, como le ha ocurrido al posible jefe del MI6.

Personalmente manejo con bastante recelo este tipo de redes sociales más orientadas a facetas personales. Ya he tenido una muy mala experiencia con el uso de un teléfono móvil que permite alimentar la agenda con las fotos de Facebook. En una opción algo confusa, pensé que permitía buscar dentro de Facebook qué contactos de mi agenda tenían foto y así asignarla a sus datos. Sin embargo, lo que hizo realmente Facebook fue identificar todas las direcciones de correo de mi agenda y solicitarles amablemente que me dieran de alta como amigo, fueran o no estos, usuarios de Facebook. Conclusión, he estado haciendo de maldito spammer de Facebook durante algún tiempo, mientras no he podido encontrar en donde CO..NES tenía que entrar para poder ver por qué seguía cada mes enviando invitaciones en mi nombre. Yo recibía de mi mismo unas seis invitaciones en cada una de las cuentas personales de que dispongo.

También este hecho me ha servido para realizar un pequeño experimento. Con este pequeño empujón inicial, me he visto enlazado por conocidos directos y por conocidos de conocidos. Creo que en un futuro no muy inmediato me daré de baja de este servicio, pero impresiona ver la cantidad de información que la gente vuelca en este portal. En parte parece que volvemos a esa cultura del pueblo, donde todo el mundo quiere saber del vecino y donde todo vecino quiere que se sepa de él, cuando las cosas le van bien.

Otro tipo de caso habitual también lo expuso Samuel Parra en su blog con el caso de las felicitaciones en prensa donde se pueden enviar fotos de conocidos que salen luego publicadas en el periódico. El texto de su entrada se puede leer Tu foto puede salir publicada en ciertos periódicos sin tu consentimiento. Si no quieres que se sepa tu edad, ¿Por qué los demás tienen derecho a revelarla?
 
;