martes, 28 de diciembre de 2010

Prediciones 2011

Aunque soy consciente de que llevo casi un mes desaparecido, diferentes contingencias personales y profesionales me han obligado a dejar en un segundo plano la publicación en el blog. No obstante y como viene siendo tradición un año más por estas fechas, toca jugar a tratar de vaticinar qué nos espera el año que viene y cuales serán las pesadillas contra las que tendremos que seguir luchando.

Como gran titular, creo que el 2011 creo que será el año de "mirar de dentro hacia afuera".  Los que nos dedicamos a esto siempre decimos que el enemigo más peligroso está dentro y no en el exterior pero este año es posible que sea por primera vez, el año en el que empecemos a mirar qué ocurre en la red desde dentro hacia afuera. Este cambio en la orientación de la monitorización del tráfico de red tiene justificada su necesidad por dos motivos principalmente:

  1. La sofisticación del malware y su orientación a pasar desapercibido para infectar y contaminar equipos reclutando así cuantos más PC zombies mejor hace que los firewalls ya no sean una herramienta suficiente para evitar infecciones. La contaminación se produce a través de tráfico legítimo y es necesario saber qué hace nuestro parque de PC para descubrir patrones de tráfico extraños que sean indicios de cosas raras. Conexiones masivas a dominios raros y no justificados por nuestra actividad, uso de puertos extraños, movimientos internos de datos no justificados serán las causas que lleven a empezar a mirar la red como un modelo policial donde la detección de anomalías basadas en sistema de detección/prevención de intrusiones en segmentos internos sean tan cotidianos como los elementos de protección perimetral.
  2. El fenómeno "Wikileaks" puede que lleve también a muchos altos responsables de las empresas a cuestionarse su vulnerabilidad frente a filtraciones internas malintencionadas y la "clasificación y control de la información sensible", esa asignatura pendiente de muchas organizaciones, puede que empiece a verse como una necesidad. Hemos visto sufrir muchísimo más a un Gobierno como el americano por la fuga de unos documentos delicados que por las tan temidas armas de destrucción masiva. Sin embargo este tipo de amenazas puede afectar a toda organización que es vulnerable a revelaciones de información intencionadas que dejen al descubierto sus trapos sucios más íntimos. Por tanto, es posible que este "fenómeno" haga que se tomen más medidas contra esta vulnerabilidad debida a la ausencia de criterio de clasificación de información o bien a la falta de control. Servicios de almacenamiento masivo tan comunes como Dropbox, Evernote o el propio correo Gmail serán vistos en entornos corporativos muy controlados como una amenaza. En cualquier caso, todas estas restricciones de trafico saliente deben ir acompañadas de las medidas de restricciones de conexión de los dispositivos de almacenamiento USB. No tiene sentido cortar la conexión a los servicios de almacenamiento en la nube y no hacerlo sobre los dispositivos cotidianos USB. Igualmente lo reciproco también, si cortas los USB, corta los servicios de almacenamiento masivo en la nube.
También este año 2011 seguirá transformando a Internet en el nuevo campo de batalla del siglo XXI. Las escaramuzas entre Estados y organizaciones seguirá debatiéndose en la Red. Casos como la operación Aurora o las represalias de los grupos como Anonymous contra los medios de pago seguirán encontrando en el anonimato y la dificultad de investigar los delitos tecnológicos el caldo de cultivo ideal para seguir cometiendo sus fechorías. En España la modificación del Código Penal pretende disuadir de ello pero en cualquier caso, la dificultad de perseguir este tipo de delitos seguirá animando a muchos a usar la red como fusil.

Otro sector amenazado debido a la sofisticación del crimen y la facilidad de lucro será el relacionado con el fraude asociado al abuso de los medios de pago. Aunque la modificación del Código Penal también tipifica nuevos delitos en relación a estos hechos.

Por último, otra víctima de la proliferación y extensión del uso de las nuevas tecnologías seguirá siendo la privacidad. Si recordaremos este año 2010 como el año de la explosión de las redes sociales, en este 2011 seguiremos viendo noticias relacionadas con la fuga masiva de datos o el destape de los grandes negocio de infotráfico, ventas de grandes volumenes de datos sobre usuarios, gustos, aficiones que muchas veces no cuentan con la debida autorización de los afectados. Pero no creo que a estas alturas sorprenda a muchos que el incumplimiento de la LOPD sea noticia dado que es la tendencia de todos estos últimos años. A las empresas sigue preocupándoles poco lo que ocurre con sus datos siempre que no genere ningún tipo de daño en imagen o económico por la consecuente sanción de la AEPD. Además, la tendencia de uso y abuso masivo de los dispositivos de videovigilancia y su extensión al ámbito doméstico será en este año 2011 otro de los hechos que acabará proliferando más todavía. La aparición de cosas como la "Barbie VideoGirl"  van a colocar cámaras en los lugares más insospechados con las posibles consecuencias tan negativas que ya anuncia el FBI. Desde luego, entender que una videocamara consultable por Internet es un juguete que puede manejar un niño es algo que los padres debieran considerar muy mucho antes de regalar. Establecer la balanza entre pros y contras pero sobre todo, sopesar los riesgos, debe ser el acto reflexivo consciente que todo padre responsable debe hacer antes de meter semejante cacharro en casa.


Solo queda para terminar, desear un Feliz 2011 y que ninguna de estas predicciones se acabe haciendo realidad.


PD: Lo que no será una predicción sino una realidad es el agotamiento del direccionamiento IP v4 dado que los últimos datos establecen que a principios de año nos quedamos sin más direcciones. En la cuenta Twitter http://twitter.com/IPv4Countdown# van informando de la disponibilidad de direcciones pero ya la gráfica no llega al 2012. Por tanto, esto no parece un vaticinio sino la certeza de un hecho que se consumará finalmente este año 2011.

 
;