lunes, 13 de junio de 2005

Cuando la seguridad se vuelve insegura

Un blog siempre tiene carácter de log al ir dejando en el tiempo huella de los hechos más significativos que van acaeciendo. En el caso del mio, relacionado con la seguridad, siempre creo que es de interés hacer reflexiones entorno a los incidentes que van sucediendo. La noticia que hoy salta a las primeras planas es paradógica, dado que parece ser que el incidente en la Hacienda Foral de San Sebastián presuntamente puede haber sido provocado por el guardia de seguridad.

Hemos visto siempre en las peliculas que la mejor forma de campar a sus anchas sobre una institución o empresa sobre la que se quiere hacer algo malo es infiltrarse como miembro de la misma. Aunque estas cosas parecen de película, no es menos verdad que la subcontratación y el ahorro de costes llevan a unas prácticas de subcontratación que dejan mucho que desear en cuanto a la calidad del servicio y sobre todo, respecto a la confianza que estos servicios pueden dar. El caso de la noticia de hoy podría ser un ejemplo de este hecho. La empresa de seguridad tendrá que responder por los daños sufridos por la empresa que encarga la custodia, pero ¿qué pasa con la responsabilidad de la empresa custodiada?

El caso de la Torre Windsor es un ejemplo similar. Frente a los daños materiales el dinero puede ser un buen mecanismo de recuperación, dado que si te pagan lo perdido en teoría no pasa nada. Pero si los elementos protegidos son información ¿es el dinero suficiente recompensa?

No sabemos en concreto que se ha quemado en este edificio, y aunque siempre las primeras manifestaciones de los responsables son tranquilizadoras alegando que "tienen copias de seguridad de todo" sabemos que esto no es ni cierto ni real. Los sistemas informáticos implantados todavía no implementan una gestión documental completa de forma que si se quema el papel, señores, SE QUEMA EL PAPEL. Y para eso no hay copia de seguridad que valga. Por tanto, no hagan afirmaciones poco creíbles que luego, como en el caso del Windsor, hay que salir diciendo que como los expedientes en papel se han perdido, se sufrirán ciertas consecuencias.

Asi que afirmaciones como la que aparece hoy en "En todo caso, la pérdida de información es "irrelevante", ya que la institución tiene copias de seguridad y la "privacidad y la seguridad" de los datos "está plenamente garantizada" solo nos hacen esbozar una ligera sonrisa. Hasta que no pasen unos días creo que no se tendrán datos suficientes para poder realizar un diagnóstico coherente. En cuanto a las evidencias, todos hemos visto lo que SI se ha quemado.


Noticia en El Mundo

Noticia El Pais
 
;