martes, 4 de septiembre de 2007

La ciberguerra con fines económicos

Aunque las películas que se suelen contar en temas de In-seguridad informática parecen muchas veces excesivamente paranoicas, está claro que no hay inversión más rentable en I+D cuando se persigue alcanzar a la competencia que copiar al competidor más avanzado. Las guerras comerciales no solo se libran en la puja de contratos, también, de manera silenciosa pero no por ello menos importante, en el terreno del espionaje industrial.

Cuando preguntas por temas de seguridad siempre la respuesta es la misma: “nunca nos ha pasado nada”. La duda que siempre te queda al oírlo es ¿Con qué fiabilidad y certeza está dando esa respuesta? ¿Tiene datos suficientes para poder hacer tal afirmación?

Ese “nunca ha pasado nada puede basarse en varias hipótesis”:
- Realmente no tienen incidentes pero vigilan el comportamiento y tienen la certeza absoluta de que no hay problemas”
- No notan nada porque no vigilan nada, por tanto, no es que no pase, es que no se enteran si pasa o no…

Para poder tener certeza sobre algo hay primero que conocer la situación y comprobar que nuestras afirmaciones son ciertas pero basadas en datos. Así ha sido siempre y así seguirá siendo.

Al respecto de lo que estoy comentando, han aparecido esta semana dos noticias relacionadas con las intrusiones chinas en sistemas informáticos americanos y alemanes.


La primera de ellas, produjo el colapso de la red del Pentagono. La noticia completa puede leerse en: Un ataque de militares chinos logró bloquear la red informática del Pentágono - 20minutos.es
La segunda de ellas, más extensa, aparece en el blog de S21sec, comentando la polémica suscitada en Alemania por estos hechos. El texto completo puede leerse en
Achtung: Hackers sind Verboten!
 
;