miércoles, 19 de noviembre de 2008

19-N, Manifiesto por una informática digna

Informática (Del fr. informatique).
1. f. Conjunto de conocimientos científicos y técnicas que hacen posible el tratamiento automático de la información por medio de ordenadores.

Ingeniería.
1. f. Estudio y aplicación, por especialistas, de las diversas ramas de la tecnología.
2. f. Actividad profesional del ingeniero.


En su momento se decidió que las carreras universitarias que abarcaran el área de la informática debían pasar de ser licenciaturas a transformarse en ingenierías. Es muy interesante la reflexión que publica Enrique Barreiro en su blog con el Comunicado de la CODDI del cual extracto algunos apartados.
La primera vez que se asoció el término “ingeniería” con la informática fue en el año 1968 durante la primera conferencia de la OTAN sobre desarrollo de software. En dicha conferencia se constató que, aún ya por entonces, la capacidad de los ordenadores y la complejidad de los problemas que se solucionaban con ellos crecía demasiado rápidamente para la forma en que se desarrollaban sus programas, resultando con los métodos que se utilizaban entonces un software no fiable, con fallos frecuentes y con enormes necesidades de mantenimiento. Todo esto hizo que naciera la disciplina de la Ingeniería del Software, que tomando como fuente los métodos de las ingenierías clásicas establecía cómo desarrollar software siguiendo los estándares de cualquier ingeniería.
Además, hay que tener en cuenta que la complejidad de desarrollar un sistema informático no sólo radica en cómo realizar su software sino en cómo manejar la máquina que lo ejecuta. Muchos de los sistemas informáticos actuales no se desarrollan para ejecutarse en un único ordenador sino en una red. Por ejemplo, el también familiar Google realiza tan rápidamente sus búsquedas porque se ejecuta sobre una red de ordenadores que se estima entre unos 450.000 y un millón, distribuidos en más de 25 centros a lo largo y ancho del mundo. Tampoco es frecuente encontrar en otras ingenierías que se utilice una maquinaria tan compleja para una tarea tan aparentemente sencilla, útil y con tanto impacto en la sociedad. Por último, el despliegue del sistema informático de una empresa de servicios puede requerir la coordinación en su funcionamiento de miles de ordenadores y programas que interactúan entre si en tiempo real, y con miles de usuarios que solicitan un servicio inmediato y seguro a prueba de cualquier imprevisto.


Esto nos lo enseñaron en la carrera a todos y lo que se denominó "La crisis del software" fue un punto y aparte en el enfoque que debía de darse al diseño, desarrollo e implantación de sistemas de información. Hablamos de 1968 y aunque las cosas han cambiado un poco, muchos de aquellos errores se siguen constatando cincuenta años después. Las grandes empresas del software no dudan en apostar por la Ingeniería del software pero en empresas más pequeñas, los plazos y la rentabilidad lleva a renunciar a estos aspectos, aunque a medio y largo plazo estas empresas (o bien sus clientes) acaban pagándolo lo caro.

Por tanto, es el momento de que la Ingeniería en Informática sea reconocida como tal y la regulación llegue al diseño, fabricación e implantación de sistemas de información, dotando de unas garantías al consumidor y unas responsabilidades al "arquitecto" o al "constructor". En otras áreas y disciplinas llegó un momento similar y fueron reguladas por su importancia en la sociedad. No puede ser que construyamos el futuro con cimientos de barro. Los errores cada día son más relevantes y no puede permitirse que circule software sin unas garantías mínimas o de hacerlo, que acabe en los tribunales si se producen daños. Seguro que ante este tipo de responsabilidad, las presiones, las prisas, los plazos pasarán a un segundo plano dado que hacerlo mal saldrá más caro que seguir chapuceando.

No son reflexiones nuevas, es un reclamo que desde el mundo de la seguridad de la información viene anunciándose durante ya demasiado tiempo. Por algún motivo (económico seguramente), dada la impunidad del "error informático" o dado el carácter escudo que proporciona este fallo para esconder cualquier otra negligencia, conviene que las cosas no cambien.




Por el reconocimiento de un área que cada día demuestra más su relevancia y necesita empezar a ser considerada como una ingeniería por el bien de nuestro futuro, este blog cierra un día en apoyo a las reivindicaciones que los Ingenieros e Ingenieros Técnicos en Informática estamos realizando a través del MANIFIESTO POR UNA INFORMATICA DIGNA.

PD: En Murcia la manifestación ha sido un éxito superando todas las expectativas previstas. Unos 1500 manifestantes. La prensa nacional y regional también se hace eco de la repercusión de las movilizaciones.

Prensa nacional:

Prensa Regional:

Y los videos de los manifiestos en diferentes ciudades.

3 comentarios:

Lobosoft dijo...

Jajaja, ya somos dos :)

Habría sido interesante plantear algo así a mayor escala, aunque si las cosas no van bien, habrá tiempo para ello. Mi idea ha sido la de cerrar servicios, como si el blog prácticamente no existiera, a ver qué repercursión se consigue con todo ello.

¡Un saludo!

Anónimo dijo...

No soy informático, sino físico, pero trabajo en informática desde hace 20 años. He competido habitualmente con informáticos, ganandoles. Me me presentado al CISA junto con compañeros informáticos, superandoles. En su dia aprové las oposiciones del Cuerpo Superior de sistemas y Tecnologías, mientras que amigos informáticos no lo consiguieron.

A cualquiera le gustaría tener un monopolio, y a vosotros como a cualquiera.

Javier Cao Avellaneda dijo...

Buenas anónimo.
No tratamos de cuestionar el pasado sino el futuro. Es normal que una disciplina en sus comienzos se nutra de las disciplinas más próximas y afines al conoi conocimiento cimento emergente. Nadie duda de la capacidad de los profesionales que llevan en la Informática desde el principio y esta situación se tiene en consideración. Lo que ya no es tan lógico es que no se solucione una vez que ya salen todos los años profesionales suficientes. Seguro que las primeras casas no las hacían arquitectos ni los primeros tratamientos eran diagnosticados por médicos, pero esta situación no ha durado eternamente. De todas formas, yo básicamente lo que exijo es que se defina la responsabilidad. Me da igual quién desempeñe un puesto de trabajo, pero si lo hace mal, que asuma la responsabilidad de ponerse al frente de una tarea que no se realiza con profesionalidad.

 
;