viernes, 29 de abril de 2005

El panopticon, teoría de la vigilancia.

Aunque ya lo había leído hace tiempo, lo he releído hoy vía Kriptópolis y me ha recordado que no lo había posteado en el blog. El artículo es un curioso edificio que se diseño como paradigma de la auto-vigilancia.

Fuente: Teoría de la vigilancia: El Panopticon

"El PANOPTICON fue propuesto como prisión modelo por Jeremy Bentham (1748-1832), un filósofo y teórico utilitario inglés.

El Panopticon ("verlo-todo") se diseñó como un edificio o máquina de la vigilancia circular. Su diseño se aseguraba que ningún preso podría ver jamás al “inspector” quién ejercía la vigilancia desde una ubicación central privilegiada dentro del edifico. El preso nunca podría nunca saber cuando estaba siendo vigilado: la propia incertidumbre mental sería un instrumento crucial del método de vigilancia.




Por lo tanto el efecto principal del Panopticon es inducir en el interno un estado de conciencia sobre su visibilidad permanente que asegura el funcionamiento automático del sistema. De manera que la vigilancia es permanente en sus efectos, incluso si es discontinua en su acción; que la perfección del sistema debe ser tal que haga innecesaria una vigilancia continua; que este aparato arquitectónico debe ser una máquina para crear y sostener una relación de la poder independiente de la persona que la ejercita; en resumen, los internos deben quedar cogidos en una situación de sumisión de la cual sean ellos mismos los opresores. Para lograr esto, el prisionero no debe ser observado demasiado, pues no sabrá cuando lo están observando, ni demasiado poco pues debe sentir los efectos de la vigilancia. En vista de esto, Bentham colocó el principio de que el poder debe ser visible y no verificable. Visible: el interno tendrá constantemente antes de sus ojos el contorno alto de la torre central de la cual sobre lo espían. No verificable: el interno debe nunca saber si lo están mirando algún momento; pero él debe ser seguro que puede ser siempre vigilado. Para hacer la presencia o la ausencia del inspector no verificable, de modo que los presos, en sus céldas, no puedan incluso ver una sombra, Bentham consideró no solamente las persianas venecianas en las ventanas del pasillo central de la observación, sino además, en el interior de las particiones que intersectan el pasillo perpendicularmente un sistema tal que, para pasar a partir de un cuarto al otro, no existan puertas sino aperturas en zigzag; pues el ruido más leve, un destello de la luz, un brillo en una puerta mitad-abierta delataría la presencia del guarda. El Panopticon es una máquina para disociar ver del ser visto realmente: en el anillo periférico, uno se ve totalmente, sin poder ver jamás al vigilante; en la torre central en cambio, se puede ver todo sin jamás ser visto."
 
;