miércoles, 9 de noviembre de 2005

Infotráfico de datos de carácter personal relacionados con el DNI

Hoy he leido por varias fuentes una noticia lamentable entorno al "info-tráfico de datos de carácter personal".

La primera referencia de la noticia me ha llegado vía Kriptopolis y he buscado en otros medios más información para tener más detalles de los hechos. La Agencia de Protección de Datos ha iniciado diligencias tal como informa su nota de prensa pero como ya se sabe, la LOPD no establece multas para las Administraciones Públicas sino sanciones administrativas, lo que hace que estos temas los gestionen de forma mucho más relajada. Al final del post referenciaré todas las fuentes donde se ha dado cobertura al hecho.

La noticia es muy preocupante tanto desde el punto de vista de la protección de datos de carácter personal como desde la seguridad de la información y más cuando se trata de una de las instituciones públicas que más tiene que velar por la confidencialidad de la información para salvaguardar nuestra intimidad. Si en la propia Policía se producen fugas de información deberemos empezar a plantearnos seriamente establecer controles para vigilar al guardian del Estado.

En estos últimos años están incrementandose los incidentes relacionados con el robo de información porque ya es un hecho que la información es poder y dinero. El phishing, el spam o ultimamente el pharming intentan hacerse con información que da acceso al dinero y las grandes corporaciones tratan de obtener cada vez más información que les permita ganar mucho más dinero.No podemos valorar cuanto vale la información de 25.000 DNI pero seguro que bastante si grandes empresas la desean. Además, incidentes relacionados con la confidencialidad son irreparables puesto que la información que ha sido comprometida no puede volver a su estado original. Ayer indicaba que el factor humano siempre es el eslabón más debil y hoy tengo que apuntar que también es el más corruptible. Por desgracia, cuando los hechos delictivos los comenten personas en quienes confiamos la salvaguarda de nuestros derechos y el control y persecución de los delitos el impacto es mayor, tanto por el control que deja de realizarse como por el daño moral que produce dado que estas cosas son extremadamente contagiosas. Muy triste que el guardian sea el ladrón porque entonces, ¿en quien podemos confiar?

Sorprende ver también la escasa cobertura mediatica del hecho. Independientemente del actor que ha vulnerado la protección, la gran pregunta es ¿Quién ha tentado al guardian y en cuanto ha valorado la información que ha conseguido robar?


Principales referencias a la noticia:
Noticias.com
Asociación de Internautas
20 minutos
 
;