jueves, 12 de julio de 2007

Original y copias

Como ya estamos en pleno verano y la pereza inunda nuestros cerebros, el post de hoy tiene un carácter más humorístico y anecdotario aunque no deja de ser por ello interesante.

Se han puesto muy de moda los programas de televisión de "corta y pega" que resumen en breves videos lo mejor de las cadenas, los conocidos como programas de zapping. Pues según parece, la competitividad voraz de las diferentes cadenas llega ya incluso hasta este tipo de programas.

El supuesto trabajo de este tipo de espacios televisivos es visualizar lo más relevante del resto de cadenas y seleccionar los contenidos más significativos con cierto criterio. Como parece que, aunque no es un trabajo creativo si lo es tedioso, en alguna cadena se ha puesto de moda "usar" la selección hecha por el vecino en vez de tener que molestarse en visualizar videos de todas las cadenas y con criterio propio hacer una selección particular.

Ya hemos comentado alguna vez en este blog que en el mundo digital desaparece el concepto de original y copia. Todos los documentos digitales tienen una serie de propiedades (fecha de creación, de modificación, autor, etc.) pero no existe a priori una diferencia física y significativa entre el documento inicial y sus copias derivadas. Si existe una manera de probar que dos documentos identicos son iguales en contenido mediante pruebas de integridad. Por tanto, para probar documentalmente el plagio, suele ser habitual introducir de forma intencionada erratas en el texto o errores tipográficos para ver si el plagiador también las presenta y de esta manera demostrar la copia. Pues nuestros amigos del programa de la Sexta "Se lo que hicisteis..." han puesto un anzuelo a Gonzalo Miró de Cuatro que tiene una sección de zapping cuyos contenidos curiosamente coinciden con la selección que realiza previamente la Sexta. El video colgado en Youtube muestra como han pillado con evidencias claras al plagiador.



Destacar que aunque el plagio jode al autor, esta gente de la Sexta lleva su humor hasta este hecho generando más contenido entretenido con la anécdota. Al copión, como se suele decir, a las pruebas me remito.
 
;