martes, 8 de abril de 2008

CPD inundado, un video vale más que mil palabras.

La semana pasada recogía unas fotos impactantes respecto al estado del cableado de un CPD y ahora es un video de una inundación. No se si etiquetar estas entradas como "esas cosas que nunca pasan" pero este tipo de situaciones no son tan extraños.
¿Quién no consigue en una consultoría de seguridad que el cliente le confiese las historias más curiosas respecto a incidentes de seguridad sufridos?
Este tipo de hechos son parte de nuestrosecreto profesional. En este sentido, esta parte del trabajo es similar a la de un cura en el confesionario.



Sin embargo, ejemplos palpables como estos sirven para ilustrar que cosas que parecen impensables o remotas, finalmente ocurren en la vida real.

Nuestro estado actual de no concienciación nos lleva a ver estos incidentes como "vergonzosos" y en general, todo el mundo tiende a ocultarlos. Luego, cuando se realizan análisis de riesgos y preguntas por la frecuencia de ciertos incidentes siempre aparece la respuesta de "aquí nunca ha pasado nada, ni podría pasar". La duda siempre queda respecto a si no ha realmente pasado o es que no se notificó y registró. Es por ello que una de las primeras cosas que hay que afrontar en gestión de la seguridad es la notificación y gestión de incidencias.

Joseba Enjuto nos plantea una reflexión en su post ¿Hay seguridad? sobre este tema. Quizás es un ejemplo de más madurez reconocer los errores y responsabilizarse de las consecuencias que meterlos bajo la alfombra y tratar de disimular como si no hubiera pasado nada.


Es lo que denomino "estrategia del avestruz" que protege sus sentidos para ignorar el incidente, pero deja al descubierto otros puntos vulnerables que quizás produzcan un impacto mayor. Y finalmente no tomar las medidas adecuadas a tiempo tienen otras consecuencias.
 
;