martes, 15 de febrero de 2005

Planes de Continuidad de Negocio, el Caso "Torre Windsor II"

He decidido dividir mi post de ayer en dos para tratar los dos temas comentados de forma separada.

La otra cuestión es lo de siempre. No hacer caso al refranero popular "Mas vale prevenir que curar".
Si el precio estimado solamente del edificio es de 84,2 millones de euros a finales de 2003, este activo a proteger ¿no se justifica al menos el dotar al edificio de mejores medidas de seguridad?.

Estos hechos ponen de manifiesto la importancia de disponer de un Plan de Continuidad de Negocio, y Planes de Contingencias, que proporcionen las instrucciones y acciones a tomar en esos momentos de crísis en donde el estres y la presión pueden jugar un factor muy negativo en la toma de decisiones. La coordinación desde los primeros momentos de las acciones a tomar y de las medidas a adoptar para tratar de solventar la crisis lo antes posible justifican que sea necesario disponer de dichos planes. Estas medidas de seguridad solo son rentables cuando el suceso o la catástrofe sucede, pero... ¿puede una organización permitirse no disponer de ellas? ¿es algo opcional u obligatorio? ¿debe medirse su rentabilidad asociada al coste o asociada a la minimización del daño si el plan se pone en marcha?

Dejo abiertas estas preguntas para que los comentarios oportunos permitan crear un debate sobre el tema.

Para los que quieran repasar o conocer la problemática de los planes de continuidad de negocio, que visiten la Web del Bussiness Continuity Institute.
Para los informáticos de las empresas situadas en la torre Windosor ya es demasiado tarde.
 
;